Cómo cuidar del pez mandarín

El pez mandarín es un pez pequeño originario del Océano Pacífico, y su hábitat de origen va desde Japón hasta el sur de Australia. El mandarín es un pez fácil de reconocer por su estampado psicodélico y sus colores brillantes, dignos de la moda fosforescente más ochentera.

Su tamaño no suele ser mayor de 7 cm en el caso de los machos, que siempre son ligeramente más grandes que las hembras. A pesar de su aspecto tipo disco, el pez mandarín es un animal tímido y lento, que se protege entre los arrecifes de coral y dedica su tiempo a buscar alimento en las profundidades del océano. Gracias a la acuariofilia, hace algún tiempo podemos disfrutar de los peces mandarín en los acuarios de nuestro hogar.

En este artículo te explicaremos algunas cosas que debes tener en cuenta para que tu pez mandarín esté bien cuidado y viva largos y coloridos años.

 

¿Qué tipo de acuario necesita el pez mandarín?

Como cualquier otro animal, el pez mandarín necesita un espacio amplio en el que poder moverse libremente. Como base, para un solo pez deberías tener un acuario con un mínimo de 200 litros de agua. El agua debería estar a temperatura tropical: entre los 24 y los 26ºC. El ph adecuado para el pez mandarín está entre los 8,0 y los 8,4.

Además, debes asegurarte bien de que el agua no tenga rastro de amoniaco ni de nitritos. También debes controlar que no tenga una gran concentración de nitratos (superior a 25ppm).

 

¿Cómo alimentar a tu pez mandarín?

El pez mandarín se alimenta principalmente de pequeños crustáceos vivos (como los copépodos) y gusanos. Los pequeños crustáceos y los gusanos viven en la arena del suelo y en los poros de la roca viva o los arrecifes de coral. Por lo tanto, es imprescindible que tu acuario disponga de estos elementos. Como referencia, el acuario debe tener 1 kg de roca viva por cada 10 litros de agua.

El pez mandarín también agradecerá contar con pequeños refugios escondidos, en los que sabe que sus pequeñas presas se reproducen con facilidad. Ten en cuenta que los peces mandarín se tienen que introducir solo en acuarios maduros.

Si tienes un acuario demasiado joven (menos de 1 año) no habrás tenido tiempo de cultivar una fauna grande de crustáceos y gusanos, por lo que serás incapaz de proveer suficiente alimento para tu pez mandarín… a los pocos días, este acabará muriendo de hambre.

En el caso de que decidas acostumbrarlo a los alimentos muertos, es imprescindible que lo hagas gradualmente y una vez el pez ya está aclimatado al acuario. Para ello, puedes empezar dándole un poco de artemia viva y mezclarla, poco a poco, con artemia muerta.

 

¿Con qué otros peces puedes juntar a tu pez mandarín?

El pez mandarín en estado salvaje vive en grupo o en pareja, junto con otros ejemplares de su misma especie. Cuando vive en cautividad, sin embargo, su comportamiento cambia y se vuelve más hostil, incluso con otros peces mandarín.

Lo principal que debes tener en cuenta es que dos machos difícilmente podrán convivir en un mismo acuario. Además, nuestro amigo tampoco se lleva muy bien con peces rápidos y competitivos; más que nada, ¡porque le quitan toda la comida antes de que pueda acceder a ella!

Por lo demás, gracias a su carácter tranquilo, puede convivir con otras especies sin problemas. Si consigues superar todas estas pruebas de auténtico “acuariófilo”, tu pez mandarín puede vivir gustosamente en tu acuario incluso hasta 6 años.

¡Esperamos que este artículo te haya servido para conocer más de cerca a esta atractiva especie!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies