Beneficios de tener un estanque en tu propio jardín

El pintor Claude Monet construyó un estanque natural en su propio jardín. El ya famoso estanque del jardín de Giverny no estuvo exento de polémica: Monet quiso usar el canal del río Epte, que cruzaba el pueblo, para crearlo. Los vecinos se opusieron porque temían que Monet envenenara el agua del río con las plantas exóticas de su estanque. El pintor consiguió el apoyo del alcalde y lo construyó.

Su jardín era un espacio fascinante; tenía una balsa de agua plagada de nenúfares, plantas exóticas y un puente de estilo japonés que lo cruzaba. La belleza y la luz del estanque inspiraron a Monet para crear una serie de más de 200 cuadros, donde reflejó las mil y una tonalidades de colores que se proyectaban en el agua. Se dedicó a pintar sobre esta temática durante los últimos treinta años de su vida. Aún hoy, el jardín de Giverny es un lugar que visitan miles de personas cada año.

Aunque parezca mentira, tú también puedes tener tu propio estanque natural en casa. Los estanques caseros pueden dar un toque especial a tu jardín y transformarlo en un lugar inspirador y apasionante al que recurrir cuando estés agobiado/a. ¿No nos crees? Hemos recogido 3 razones por las que creemos que instalar un estanque en tu jardín puede traerte muchos beneficios, igual que determinaron la carrera artística de alguien con tanto talento como Monet.

 

¡be water my friend!

El agua es un elemento necesario para la vida humana; ¡y no solo a nivel biológico! Las personas estamos habituadas a convivir con el agua, su sonido y su contacto tienen efectos positivos para nuestra salud. La lluvia, el caudal tranquilo de agua que baja por un río, o incluso observar las olas enfurecidas del océano en mitad de una tormenta, nos llevan a la contemplación y a la paz.

Instalar un estanque en tu jardín es una manera de reconciliarte con la naturaleza: al implicarte en su mantenimiento pasarás más tiempo al aire libre, moviéndote, y podrás contagiarte un poco de la paz que trae la naturaleza. Además, el sonido del agua pasará a ser parte de la banda sonora de tu día a día. Como decía aquél: be water my friend.

 

Es una manera fascinante de tener tu propio acuario

El estanque casero es la mejor manera de tener tus peces al aire libre -a no ser que hayas decidido unilateralmente invadir la piscina de tus suegros-. El agua dulce del estanque te permitirá criar infinidad de especies acuáticas; peces, anfibios, algas, plantas, etc. Gracias al estanque también atraerás insectos beneficiosos para el ecosistema de tu jardín, que además te ayudarán a evitar las plagas.

 

Los estanques no son uniformes, puedes crear uno de tu propio estilo

Si el agua verde y los bichitos no son tu fuerte, en tu estanque podrás controlar fácilmente los componentes químicos del agua para que sea lo más cristalina posible. Incluso puedes ponerte creativo/a con los elementos decorativos: la cascada, las rocas, las flores estacionales…

Nuestra sugerencia es que te dejes inspirar por las obras de arte de Monet, por estanques famosos como los del Kew Gardens en Londres, o por la belleza imperfecta de los jardines Zen.

¡Seguro que encuentras tu propio estilo! Si te hemos convencido, no dudes en contactar con nosotros para que te ayudemos a llevar acabo tu sueño de crear un estanque en tu propio jardín.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies